De cómo llegaron Louis Lambert y ‘Beach life’ a Delimbo

“Bordes sin disfraz. Acción sin restricciones. Brusquedad en vez de suavidad. En busca de la efervescencia y no de lo impecable. El error que siempre vale la pena. El error que siempre tiene valor potencial en sí mismo.” De la reseña de ‘Beach Life’ de Rafael Sachter, antropólogo y crítico de arte.

‘Beach Life’ es el título de tercera exposición de Louis Lambert que Seleka y Laura Calvarro han comisariado para Delimbo Art Gallery y que puede disfrutarse hasta el 30 de septiembre. Lambert (Lille, Francia, 1978) trabaja con materiales tan dispares como el cemento, el papel maché, la cerámica oriental o el barro situándose en un terreno intermedio entre las bellas artes, las artes aplicadas y la artesanía. Gracias al reconocimiento internacional de su obra, Lambert ha recorrido medio mundo, trabajando en el espacio público en lugares como Londres, Dakar, Vietnam, Atlanta, Moscow, Sarajevo, Kiev… y viviendo en ciudades como Madrid o Tenerife, lugar donde ha establecido últimamente su residencia y espacio inspirador de la actual exposición para Delimbo.

La historia de Seleka y Laura Calvarro, comisarios de Delimbo Art Gallery, con Louis, comienza hace más diez años. Seleka y él se conocieron en calidad de artistas a través de un amigo en común, Remed, que también ha trabajado con Delimbo en varias ocasiones. “Somos amigos, nos conocimos pintando juntos. Existe ese respeto del colega de profesión, y además él entiende muy bien cuál es nuestra labor. Hay confianza mutua y tenemos una relación inmejorable y muy cercana.”

 

 

 

En 2006, Delimbo, montaba su segunda exposición con Remed en la antigua sede de la calle María Coronel e incluía cuatro obras de Louis Lambert. Por aquel entonces sus obras eran contestatarias. Para Laura Calvarro, Louis Lambert “es capaz de hablar sobre temas sociales duros pero con esa gráfica que resulta divertida. Puede contar algo triste con una pincelada alegre que me encanta”. Hasta llegar a ‘Beach life’, Delimbo a realizado con Lambert otras dos exposiciones, ‘Natures mortes’ en 2008 y ‘Du coc au lamb’ en 2012, de manera que la galería ha sido testigo de distintas etapas en su vida y en su obra. “Por ejemplo, para ‘Du coc au lamb’ estuvo viajando, aprendió técnicas de cerámica y alfarería y las aplicó en ese trabajo. Es fiel al momento que vive”, explica Laura.

Lo que más llamaba les llamaba la atención de Louis a Laura y Seleka era “que él no venía del ámbito estricto del graffiti y el street art, y lo que hacía en la calle era muy diferente a todo. Se apropiaba del espacio público de diferentes maneras que nadie había explorado antes.” A Seleka lo que más le gusta “es que no se acomoda en un estilo, si él quisiera podría pintar lo mismo que hacía en 2007, pero juega a cambiar constantemente y eso es un plus para nosotros. Va a contracorriente del mercado”.

El cambio de Madrid a la vida en la isla ha provocado un cambio en el método de Lambert. Si en Madrid pintaba, como él mismo dice, para contar historias ó hablar de política, en Tenerife la cercanía a la naturaleza ha hecho que el artista se centre más en la observación de la realidad que le rodea, poniendo en valor lo cotidiano. ‘Beach life’ es justo eso. “Antes trabajaba en un tono político, con mensaje y ahora se centra en la contemplación, como los pintores antiguos.”, explica Seleka.

En Delimbo se trabaja con dos o tres años vista cada exposición. Este ha sido también el caso de ‘Beach Life’. De esta forma el artista tiene tiempo de crear una colección inédita de calidad y los comisarios pueden hacer un seguimiento y desarrollar un trabajo mano a mano. En el proceso final, el del montaje, esta galería funciona como en modo híbrido como una residencia para que el artista pueda trabajar con los comisarios de una forma abierta y realizar in situ una instalación. “Nadie tiene la voz cantante, el artista puede convencernos a nosotros de su idea del show y nosotros a él”, explica Seleka. Durante esta residencia, mientras el estudio del artista es Delimbo, con el apoyo de la cadena de hoteles Petit Palace, el artista tiene alojamiento en la ciudad. En esta fase del trabajo cuentan con montadores que forman parte del proceso creativo. Por ejemplo, en las dos últimas exposiciones han contado con la participación del crítico de arte Marcos Fernández, que aporta también su visión al resultado final.

 

No Comments

Post A Comment