SOHO BENITA OFRECE UNA EXPERIENCIA NAVIDEÑA DE COMPRAS ‘SLOW’, CREATIVA Y CULTURAL

A

punto de cumplir cinco años de vida, ‘Soho Benita’, se ha convertido en una original red comercial y humana que une la forma que tienen los emprendedores de este barrio de trabajar y entender los proyectos.

Son los mismos que han desarrollado una oferta que cobra especial sentido en las fechas navideñas para un público que quiere escapar de la uniformidad y convencionalismo de las grandes superficies. En total, se trata de una veintena de comercios que cubren un amplio abanico de posibilidades en torno a la moda, la cultura y la gastronomía. De esta manera, una tranquila jornada de compras puede convertirse en una experiencia abierta en la que hacer parada en la exposición ‘Mañana’ del reconocido artista Boris Hoppek, por primera vez en España gracias a la galería Delimbo, bucear en familia en el amplio catálogo infantil de la librería Rayuela, dejarse sorprender con la nueva colección de sombreros de Patricia Buffuna, desayunar o merendar con productos del día en el nuevo Ofelia Bakery inaugurado en calle Huelva, elegir tus propias telas de importación en la tienda taller Zález para tener un bolso exclusivo, dejarse aconsejar por los propietarios de Zapata a la hora de elegir los mejores zapatos para el invierno, o vestir elegantemente con las prendas ecológicas  de Verde Moscú.

Para el visitante de Soho Benita el concepto de compra ‘slow’ surge con solo acercarse al barrio. Es una circunstancia propiciada el trato cercano y los elaborados objetos irrepetibles que invitan a la curiosa charla sobre materiales, formas, colores o ingredientes en la que la exclusividad es sentida por el cliente como al alance de la mano.

Este concepto queda en evidencia por ejemplo en la profesionalidad en el asesoramiento de los proyectos de diseño, interiorismo o arquitectura en Flop! o Artefactum. También en las nuevas colecciones de joyas artesanas de Le Voilà, con diseños propios de originales formas y nombres comoMeteoroide”, “Crow” o “Estroboscópica”.

Son lugares en los que la estancia se prolonga, ya que en muchas ocasiones comparten el uso de tienda de moda y espacio expositivo, como Isadora y La Importadora; o para hacer talleres, como es el caso de Flor y Pondio, el rincón de la moda para niños y Le Blue, una concept store de diseño, regalos y eventos. Estos sitios donde estar también quedan ejemplificados por Un gato en bicicleta, en el que un desayuno o una merienda pude acabar rematada con la compra de un libro o la escucha de una charla o un recital.

La colección de productos, gastronomía y servicios de  Soho Benita, pionera en la creación de espacios multidisciplinares, queda completada por experiencias más sensoriales y corporales, como las que ofrece Kinema, un centro de terapias y desarrollo personal avanzado en nuestra ciudad. Aunque no debemos olvidar la destacada oferta gastronómica de restaurantes como Sal Gorda, una apuesta segura por productos de la zona reinventados en nuevas recetas, la degustación de la mejor comida italiana en el mítico La Mia Tana, o los sabores mediterráneos, caribeños o exóticos de Habanita. Además, los tres establecimientos han preparado una selección de menús navideños que, primando el sabor, se apartan de la oferta habitual que acapara estas fechas. Por su parte, Tejas Dulces de Sevilla, hechas con una receta muy antigua y un ingrediente secreto, podrían ser la guinda gastronómica para llevarse a casa o regalar.

Esta filosofía comercial, emprendida por mentes jóvenes y creativas, han cambiado la fisonomía del barrio, y está empezando a calar en otros establecimientos y zonas de la ciudad, aunque Soho Benita sigue llena de ideas nuevas y diferentes para disfrutar o regalar, que supone un oasis en Sevilla de productos alejados de venta masiva o en serie. En definitiva, una apuesta por la singularidad, la originalidad y la creencia en otros modelos de venta, la producción local y la creación de sinergias en la ciudad.

No Comments

Post A Comment